Los tratamientos con láser y luz se han utilizado durante muchos años de forma segura para diferentes aplicaciones médicas y estéticas.

Los tratamientos de depilación láser de Candela utilizan un Dispositivo dinámico de refrigeraciónTM (DCDTM) patentado que prepara la piel para el tratamiento mediante la pulverización de criógeno con una duración regulable en milisegundos antes del pulso del láser. El Dispositivo dinámico de refrigeración ayuda a garantizar que los tratamientos son tan cómodos como eficaces.

La duración del tratamiento varía según las necesidades específicas del paciente. Después de cada sesión se reduce el crecimiento del vello. El número de sesiones necesarias se basa en el tipo y color del vello, así como en la zona del cuerpo en la que se encuentre y en el tono de la piel.

Evite la exposición al sol al menos dos semanas antes del tratamiento. No blanquee la piel, ni depile con pinzas ni cera la zona de 4 a 6 semanas antes y después del tratamiento. Espere a que desaparezca el bronceado antes de comenzar el tratamiento.